Publicado en Sex / Parejas

10 TIPS PARA DARLE UN ORGASMO MÁGICO

1

A todas nos preocupa no ser lo suficientemente buenas en la cama. Y créenos, a ellos también…

Lo principal para una buena relación sexual es que haya química entre ambos, y que te sientas cómoda, que te tengas confianza a ti misma y te relajes lo suficiente para que puedan disfrutarlo.

Sabemos que es complicado, pero aquí te dejamos algunos trucos con instrucciones precisas para que desarrolles esas habilidades que crees no tener. ¡Ten paciencia! Todo se puede aprender… O perfeccionar.

Identifica sus puntos débiles: No todos los hombres son iguales, sin embargo, hay zonas erógenas comunes. La idea es que ubiques cuáles son las que lo hacen vibrar para que te concentres en ellas. Algunas opciones son las orejas, los pezones y los labios. Dentro de las orejas existen diferentes formas de tratarlas. A algunos hombres les gusta que les muerdas sutilmente el lóbulo, otros disfrutan tu lengua adentro del oído. Tú tienes que ver a cuál de estas reacciona favorablemente.

Menos es más: Una vez que tengas definidas estas áreas juega con ellas. No se trata de atacar su oreja y quedarte 10 minutos chupándola, sino hacer una acción que le provoque una reacción agradable y luego alejarte para dejarlo esperando que regreses y vuelvas a hacerlo. Dale una muestra de lo que puedes hacerlo sentir y luego bésalo en los labios y deja que la expectativa haga su parte.

Usa sus dedos: Para darle una muestra de tus habilidades con la boca sin tener que “bajar”, usa uno de sus dedos. Entretente con él un rato mientras los ves fijamente a los ojos. Esto te permite 2 cosas: que él anticipe lo que puedes hacer con su pene y que tú veas cómo reacciona a tus movimientos. Si no provocas ninguna reacción, cambia de ritmo, de movimiento, de intensidad.

Enciéndete: A los chicos también les gusta saber que lo que ellos están haciendo está bien. Déjate llevar por sus besos y sus caricias y deja que tu cuerpo reaccione físicamente. Si lo que él está haciendo es correcto se liberará la oxitocina que te permite excitarte y dejarte llevar. No exageres, no se trata de hacer una película porno, pero si te gusta lo que sientes déjaselo saber a través de tu cuerpo.

Déjalo que te guíe: A muchos hombres les gusta que les hables sucio, o que tomes su pene entre tus manos, o que juegues con sus oídos. Si te pide que hagas algo préstale atención y trata de satisfacerlo (siempre y cuando no te sientas incómoda con la acción, recuerda que lo principal es que tú estés a gusto).

Sexo oral: El sexo oral es una parte fundamental de los encuentros sexuales. Es más, es un encuentro en sí mismo. Dale una muestra de tus habilidades en este tema, pero no lo ataques directamente. Baja por su pecho mientras dejas que tus lolas rocen su pene y luego brinca hasta los muslos y sube nuevamente hasta llegar a tu objetivo. Cuando estés ahí déjate llevar y disfrútalo (si esto no es lo tuyo pasa a otra actividad, no hay nada peor que sentir asco a media sesión), ve de la base hasta la punta, y apóyate con una de tus manos mientras subes y bajas. Esto ayudará a la estimulación.

No olvides los testículos: Sus testículos son una parte muy sensible de su cuerpo. Mientras estás por ahí no olvides tratarlos como reyes, pasa tu lengua alrededor y masajéalos con las manos. Suavemente, recuerda que son mucho más sensibles que el pene.

Un secreto: Una parte súper sensible de la anatomía masculina es el pedacito de piel que hay entre los testículos y el ano. ¡No te asustes! No tiene nada de malo, aunque muchos hombres no se animan a estimularla por las creencias sociales de que es área para homosexuales. Tu hombre disfrutará que juegues con esta parte. Pasa tu lengua y usa tu dedo índice para estimularla, puedes jalarla suavemente. De hecho, el ano tiene terminaciones nerviosas que son muy placenteras, pero debes tener mucho cuidado de no herir susceptibilidades. Si él te recibe bien, entonces explora el área. Si se asusta, mejor aléjate.

Muévete: No hay nada peor que acostarse con una lechuga. Una mujer que no se mueve es casi una lechuga, así que échale una mano y muévete un poco mientras te penetra, hazlo sentir bien recibido. Un tip es poner una almohada bajo tu cintura para elevar la pelvis y que te sea más fácil moverte, y a él entrar.

Aprieta: Cuando él esté en pleno éxtasis, aprieta su pene con tu vagina, poniendo en prácticalos ejercicios de Kegel hasta que ya no pueda más. Llegará un momento en que te va a pedir que dejes de apretar porque su pene queda muy sensible, pero mientras, lo disfrutará como nada en la vida.

Fuente: actitudfem.com

Anuncios

Autor:

Informamos sobre publicidad, eventos, exposiciones, , notas curiosas y mucho mas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s